Instituto Riojano de la Juventud

Fernando Ruiz es actor director, dramaturgo y formador en técnicas teatrales. Este miércoles nos enseñará cómo las técnicas teatrales nos pueden ayudar a conseguir una comunicación más eficaz. La charla sobre Comunicación personal, ¿te escondes detrás de una máscara? nos ayudará a aumentar nuestra capacidad de comunicación.

Tendrá lugar el 3 de abril a las 19 horas en la sede del Instituto Riojano de la Juventud. La entrada es libre.


¿Qué se va a encontrar el público en su charla?


La explicación a por qué a menudo no nos sentimos conectados a nosotros mismos y nos comportáramos como si estuviéramos interpretando un papel. La mayoría de las personas, por instituto y educación, intentamos ocultar a los demás nuestras vulnerabilidades, imperfecciones y crueldades, y desarrollamos ‘máscaras’ personales para ocultarlas y adaptarnos al miedo. Hablamos, actuamos y pensamos de manera diferente cuando estamos hablando con nuestros padres, con nuestros compañeros de trabajo o parejas. Trabajaremos para ser conscientes de ese proceso e intentar buscar nuestro verdadero yo, las personas que realmente somos frente a las que intentamos ser ante los demás.

Parte de nuestra comunicación recae en los gestos, en lo que no decimos, en la comunicación no verbal. ¿Podemos controlar fácilmente nuestra forma de expresarnos?

Controlar nuestra expresión es difícil, pero se puede conseguir. Sobre todo si nos centramos en aceptar nuestros miedos y sentimientos verdaderos y los dejamos salir. Las personas somos bastante hábiles, generalmente, controlando nuestra voz y comunicación oral, por ejemplo al mentir; pero somos mucho menos conscientes de los mensajes que transmitimos con nuestro cuerpo o expresiones faciales. Esto es algo que se puede mejorar mucho mediante las distintas técnicas teatrales.

¿El teatro nos puede ayudar a comunicar mejor y de forma más eficaz?

El teatro es comunicación y una imitación de la vida y sus técnicas son aplicables al día a día tanto para gestionar nuestra comunicación, como para entender los procesos emocionales y nuestros propios sentimientos. Siendo más conscientes de nuestros miedos y aceptándolos, por ejemplo, seremos capaces de comunicarnos mucho mejor y de contactar emocionalmente con nuestra audiencia, ya sea de un público numeroso o de un único interlocutor. Cualquier trabajo en ese sentido tiene un efecto transversal sobre la capacidad de presentarnos a nosotros y nuestras ideas ante otros, con lo que nos convertiremos en mejores oradores o, en un plano menos amplio, de afrontar con más éxito una entrevista de trabajo.

¿Qué técnicas teatrales nos pueden ayudar en nuestro día a día?

Todas son aplicables, pero mi favorita es la técnica de William Layton, orientada a la interpretación naturalista. Aunque lo ideal es apoyar sus efectos con técnicas de distintas orientaciones (en la escuela Dinámica Teatral, donde enseño, también utilizamos las técnicas de Chèjov y Meisner). De acuerdo a mi experiencia una breve introducción a la técnica Layton produce mejoras importantes en la comunicación desde el primer día, ayudándonos a identificar cuándo y cómo mentimos y, por tanto, a ser más sinceros comunicativamente respecto a nuestras emociones o, en otro orden de cosas, logrando mentir o adaptar nuestros mensajes con mayor eficacia.

¿Qué recomendaría a una persona que tenga pánico a expresarse en público?

Que ahonde en los motivos por los que tiene ese miedo (los abordaremos en la charla). Que se atreva a exponerse poco a poco y busque convertir las situaciones de exposición social en un disfrute en lugar de una lucha. Y, sobre todo, que trabaje en su autoestima. Para lograr todo eso: el teatro. Hablar en público es algo que debería ser estructural durante la formación académica de cualquier persona, pero por desgracia, en nuestro país es poco el tiempo que se dedica a trabajar la oratoria y la expresión corporal, lo que hace que muchas personas acaben su proceso educativo siendo capaces de realizar su trabajo u otros compromisos con corrección, pero que les cueste brillar y hacerse valer (a sí mismas y a sus ideas) por dificultades expresivas y comunicativas. Un pequeño esfuerzo en mejorar estas habilidades permiten a cualquiera ‘vender’ mejor, ya sea una idea, un producto o a sí mismos.

Os esperamos el Miércoles 3 de abril a las 19h.

Instituto Riojano de la Juventud
C/ Muro de la Mata, 8 Logroño